COMO ENTENDER LA BIBLIA

Como tenemos que entender la Biblia

Para entender la Biblia necesitamos posicionarnos en la época correcta que fue escrito el Antiguo y Nuevo Testamento.
Si bien Mateo, Marcos, Lucas y Juan forman parte del Nuevo Testamento una gran parte escrita del ministerio de Jesús fue en una primera instancia para el pueblo de Israel, eso no quiere decir que esas enseñanzas no sirven, todo lo contrario, sería como decir que el Antiguo Testamento no sirve y eso no seria verdad, pero tampoco podemos hacer nuestras las declaraciones para el pueblo de Israel ya que fueron escritas en una época que aplica a ese pueblo. Tanto el Antiguo como el nuevo testamento nos ayuda para aprender a conocer los atributos de Dios Padre, la forma en que actúa el Espíritu Santo y la obra redentora de Jesucristo, pero sobre todo conocer la verdad del evangelio y cómo ser verdaderos creyentes, seguidores y discípulos de cristo.


Sin el Antiguo Testamento no se puede entender el Nuevo y Viceversa, sin embargo, debemos tener presente que la aplicación del Antiguo y el Nuevo Testamento, depende del ministerio que llevo a cabo Jesucristo desde el Genesis hasta el Apocalipsis, porque a Cristo lo vemos a través de toda la escritura no solo en el Nuevo Testamento. También debemos reconocer que Jesucristo vino a los suyos y si ellos no lo hubieran rechazado la historia seria distinta.

 

Podemos ver la diferencia que hay en 2 Textos Bíblicos que están en el Nuevo Testamento, pero aplican para el antiguo testamento:

 

Lucas 8:43-48 y Mateo 15:21-28.
Ambas eran mujeres, ambas tenían fe, pero había una diferencia entre ellas y es que Jesús solo a una le declara algo que a nuestros oídos puede sonar fuerte, pero hasta ese momento y hasta que no fuera Crucificado el solo venía a los Hijos de la casa de Israel.

 

Otro Ejemplo seria Lucas 13:6-9.
Habla del dueño de una Tierra, de una Higuera y de un Viñador. Podemos hacer muchas interpretaciones, pero como en el ejemplo anterior hablaba de Israel, El dueño de la tierra es Dios Padre, la Higuera es Israel y Jesucristo es el Viñador. No podemos mezclar esta parábola como si fuera para la Cananea. Porque aquí habla de un tiempo que debía pasar que fue el tiempo que Jesús estuvo en su ministerio y que sin la Obra redentora de Jesús hubiera sido cortada declarando que todavía hay un tiempo para que el pueblo de Israel sea cortado.


Como gentiles añadidos en la vid verdadera no podemos estar añadiéndonos y quitándonos de las promesas, profecías, castigos, bendiciones del pueblo de Israel, tampoco podemos añadirnos de una forma espiritual por que Israel aun existe. Somos Iglesia de Jesucristo y el se entrego en cuerpo en la Cruz y en cuerpo tambien es su promesa.


Esto es el principio para poder entender de una forma correcta las escrituras, estudiando cronológicamente las escrituras. Debemos recordar que si bien Jesucristo no invalido el Antiguo Pacto a nosotros Gentiles nos entrego un Nuevo Pacto y este Comienza con la Cruz de Cristo no antes, todo testamento comienza con la muerte del testador y sin esa muerte nosotros no estaríamos creyendo y confiando en la obra redentora de Jesucristo para salvación de nuestras almas no por obras sino por Fe.